aaa

9 signos para analizar un cambio de trabajo

18 de junio de 2018
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

En HBC, estamos al tanto de aquellas variables que pueden presentarse en las compañías y que muchas veces necesitan una orientación a través de consultorías. En este caso, nuestros servicios de Board Services y Executive Search, permiten mejorar la gobernabilidad y la estructura organizacional de tu empresa.

Te ayudamos a enfrentar los desafíos de la industria y te acompañamos en la toma de grandes decisiones.

Un artículo realizado el Dr. Travis Bradberry, publicado en el medio World Economic Forum expone una realidad común, que afecta a la empresas.

Por Dr. Travis Bradberry

Si eres como la mayoría de las personas, que pasa horas valiosas en el trabajo más que en cualquier otra parte, es importante considerar una compañía adecuada con buenas oportunidades.

La mala administración no discrimina en función del salario o título de trabajo. Por ejemplo, un equipo ejecutivo de la compañía “Fortune 500”, puede experimentar más insatisfacción y cambios que los baristas en una cafetería local. Cuanto más exigente es tu trabajo y menos control tienes sobre lo que haces, hay más probabilidades que sufras. Un estudio de la Asociación Estadounidense de Psicología descubrió que las personas, que dentro de su trabajo cumplan con esos dos criterios, tienen más probabilidades de experimentar agotamiento, sueño deficiente, ansiedad y depresión.

Permanecer en un mal trabajo por mucho tiempo puede ser muy perjudicial para tu carrera. Si has intentado todo lo que puedes hacer para mejorar las cosas y no has visto grandes cambios, puede ser hora de seguir adelante con otro trabajo.

Tomar la elección de dejar un empleo puede ser una decisión desgarradora. Necesitas saber que estás tomando la decisión correcta. La buena noticia es que hay algunas señales claras que, si se presentan reiteradamente, sugieren que es hora de optar por un cambio.

La compañía está en declive. Un estudio reciente mostró que el 71% de las pequeñas empresas cierran sus puertas al décimo año de funcionamiento. Si te preocupa la salud de tu empresa, hay muchas posibilidades de que tengas razón. Pon atención a estas pistas, por ejemplo; la repentina necesidad de la aprobación de la administración para gastos menores, un aumento en las reuniones a puerta cerrada o un acrecentamiento en el número de salidas de la alta gerencia. Si sospechas que la empresa está en problemas, puede ser el momento adecuado para retirarse. Si esperas hasta que la compañía cierre, estarás en el mercado laboral compitiendo contra tus ex compañeros de trabajo.

No hay espacio para el avance. Es fácil quedarse atrapado en un trabajo y si te encanta lo que estás haciendo, quedarte atascado puede ser cómodo. Sin embargo, es importante recordar que cada trabajo debe mejorar tus habilidades y aumentar tu valor como empleado. Si no estás aprendiendo nada nuevo o solo estás haciendo lo mismo mientras las personas a tu alrededor obtienen promociones y tareas prácticas, es hora de buscar trabajo en otra parte.

Estás fuera del circuito. ¿Parece que siempre eres el último en enterarse de lo que sucede en el trabajo? Si te quedas sin reuniones, rara vez te enfrentas a la alta gerencia y nunca has oído hablar del gran proyecto por el que todos están tan entusiasmados, eso podría significar que tus jefes simplemente te ven como un cuerpo que “llena” un escritorio, más que como un colaborador valioso. Esas son malas noticias para tu carrera y pueden significar que es hora de un cambio.

Sabe más que tu jefe. Es frustrante trabajar para alguien que crees que es menos experto o conocedor que tú, pero el verdadero problema es más profundo que eso. Si no puedes confiar en el liderazgo de tu empresa para tomar buenas decisiones y dirigir la nave en la dirección correcta, vivirás en un constante estado de ansiedad. Si efectivamente tienes razón que tus jefes no saben lo que están haciendo, podrías encontrarte sin trabajo cuando la empresa se vaya a pique.

Tienes un mal jefe que no va a ninguna parte. Los jefes vienen y van, por lo que la sabiduría convencional dice que lo mejor es anticiparse a tener un mal jefe. Pero ese no es siempre el pensamiento correcto. Si tienes un jefe deficiente que es muy querido por la alta gerencia, puede ser hora de irse. Además de hacerte miserable todos los días, un gerente de dos caras amado por los altos mandos puede causar estragos en tu carrera al tomar el crédito por tu trabajo, maldiciéndote ante los demás y culpándote por las cosas que salen mal.

Tienes miedo de ir a trabajar. Si pensar en tu trabajo te llena de temor, es probable que sea hora de un cambio. No sigas diciéndote a ti mismo que estás teniendo una mala semana, si lo que realmente tienes es un trabajo que no va bien.

Perdiste tu pasión. Incluso si amas a la compañía, tu jefe y a tus compañeros de trabajo, no vale la pena el esfuerzo si aún así, odias el trabajo. La pasión es un ingrediente necesario para el éxito. Si no eres entusiasta o incluso eres indiferente con lo que haces, es hora de que vuelvas a evaluar tu carrera.

Tu salud se está deteriorando. No vale la pena sacrificar tu salud. El estrés laboral puede provocar depresión, insomnio, dolores de cabeza, enfermedades frecuentes y cosas peores. No dejes que esto te ocurra.

Tu vida personal es sufrimiento. El trabajar muchas horas, el estrés, el sentirte miserable cuando vuelvas a casa, cuando el trabajo comience a afectar tu vida personal, son más señales que te demuestran que lo mejor será optar por un cambio.

Reuniéndolo todo

Si decides irte, sé perspicaz al respecto. No te arriesgues a expresar todas las razones por las que te vas. Eso no logra nada, e incluso podría perjudicarte en un futuro. En lugar de eso, se gentil y simplemente menciona que te vas a buscar otra oportunidad.

World Economic Forum.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Leave a Reply